La campaña electoral ha alcanzado este fin de semana grandes cotas de intensidad en Madrid.

Escrito por  Madrid
Valora este artículo
(0 votos)

La campaña electoral del Partido Comunista (PCPE) ha alcanzado este fin de semana grandes cotas de intensidad. El sábado por la mañana, en el Centro Cultural Fernández de los Ríos, en el popular barrio de Aluche, tuvo lugar el evento central de nuestra campaña, con la intervención estrella del Secretario General, Carmelo Suárez, y con la inestimable presencia del camarada Giorgios Marinos, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Grecia (KKE). Los asistentes al mitin pudieron escuchar mensajes que no oirán en ningún otro sitio, mensajes que tratan sobre la cruda realidad del pueblo trabajador, ofreciendo una salida de lucha, en la que votar comunista solo puede ser el primer paso.

 
Demostrando en la práctica que para los comunistas las elecciones no son sino una batalla más de la lucha de clases, por la tarde acudimos a la manifestación de los trabajadores de CocaCola, que mantienen bien alta la bandera de la dignidad obrera, luchando hasta hacer cumplir la sentencia que afirmaba su victoria sobre el monopolio. El Partido Comunista hace un llamamiento a unas navidades sin CocaCola y aprovechamos para denunciar el oportunismo del Ayto. de Madrid y su alcaldesa, que en verano visitó el campamento de los trabajadores de CocaCola, para ahora haberle cedido dos árboles navideños publicitarios a la compañía. De estas falsas ilusiones que ofrece el oportunismo es de lo que vino a hablarnos el camarada Giorgios Marinos, denunciando las mentiras que llevaron a Syriza al gobierno, para después cargar sobre el pueblo griego durísimas medidas en el que es el tercer memorando.
 
Continuamos el domingo con un intercambio de experiencias de lucha en nuestra región, CocaCola, Vodafone, Limpieza Pública Viaria de Madrid y Madrid Río, relataron las condiciones en las que han tenido que enfrentarse a la estrategia de los grandes monopolios. Una estrategia que tiene como por objetivo empeorar las condiciones de vida de la clase obrera hasta impedirnos cubrir nuestras necesidades básicas, para que los capitalistas recuperen sus beneficios. El denominador común de estos conflictos ha sido la lucha decidida de los trabajadores y la conclusión es clara, la unidad y la organización son las claves de la victoria.
 

Pasados los 10 días de campaña, afrontamos la última semana con redobladas energías, con el firme convencimiento de que debemos convertirnos en la voz de la clase obrera en las instituciones. Porque si somos los trabajadores quienes ponemos el mundo en pie, nuestro debe ser el poder.