20 de Octubre 2019

MOVILIZACIÓN ANTIFASCISTA EN SANTANDER

El pasado sábado 19, una docena de colectivos convocamos una manifestación contra el fascismo y el racismo que recorrió las calles del centro de Santander, en respuesta a las jornadas y la manifestación convocadas por una asociación fascista en nuestra ciudad.

Antes de la movilización, grupos de fascistas organizados agredieron con total impunidad a compañer@s de varios colectivos y personas que se acercaban al punto de partida de la manifestación. Si pensaban que con su violencia podrían amedrentarnos e impedir la movilización, fracasaron.

Frente al avance del fascismo y de la extrema derecha: organización, unidad, y lucha obrera y popular. ¡¡NO SON PATRIOTAS, SON FASCISTAS!!


MANIFIESTO UNITARIO LEÍDO EN LA MANIFESTACIÓN:

Las organizaciones y personas que nos reunimos aquí nos movilizamos hoy contra la manifestación convocada por la asociación fascista Alfonso I, pero no sólo contra ella, sino contra toda forma de fascismo, sea donde sea, sea cuál sea la máscara o excusa que utilicen para tratar de legitimarse.

El fascismo se llena la boca con palabras como honor o valor, pero siempre intenta camuflarse, manipular y engañar para ocultar su violenta y excluyente naturaleza, presentándose como un movimiento respetable e incluso como una autodefensa. Van de valientes pero ni siquiera se atreven a reconocer con orgullo lo que son y lo que realmente quieren. Incluso se hacen las víctimas si les llamamos fachas.

Una de sus máscaras preferidas, justo la que usan hoy bajo el lema de la unidad de España, es la del patriotismo. Se autoproclaman los auténticos patriotas y a quienes nos enfrentamos a ellos nos descalifican como la “Anti-España”, como ya hacía la dictadura franquista. Pero nuestro odio a su ideología no proviene de que quieran a España, sino de la España que quieren.

Quieren una España como imposición que no se puede cuestionar; una España uniforme en la que nuestra diversidad lingüística y cultural es considerada no una riqueza sino una amenaza, una rémora del pasado o un síntoma de antiespañolismo; una España reaccionaria en la que la Monarquía es inviolable y se ataca al movimiento feminista y LGTB como lobbies manipuladores para vivir de las subvenciones; una España xenófoba y racista, que rechaza a las personas inmigrantes y sólo las acepta como mano de obra barata, desprotegida y obediente.

Quieren una España capitalista, en la que el verdadero poder no reside en el pueblo, sino en las grandes empresas; una España donde se rescata a los bancos y no al pueblo, donde millones de trabajadores y trabajadoras subsisten en el paro, la pobreza y la precariedad; una España en la que la policía es enviada a forzar desahucios o reprimir protestas ante recortes de derechos, despidos o cierres de empresas. No esperéis ver a los supuestos patriotas defender a su pueblo en un desahucio o un piquete. Al contrario, intentarán desviar la culpa de quienes nos explotan y roban para responsabilizar a los trabajadores inmigrantes del paro, la precariedad o el mal funcionamiento de servicios públicos.

Quieren una España en la que sus grandes empresas ejerzan de imperialistas en América Latina y África para saquear sus riquezas. Pero, a la vez, una España sumisa al imperialismo económico europeo y peón del imperialismo de la OTAN, una base estratégica para dominar el mediterráneo y África. Contra la existencia de bases militares extranjeras en nuestro territorio no hablan los pretendidos patriotas.

A quienes nos manifestamos hoy no nos une la misma visión ni el mismo sentimiento de la realidad nacional de España. Entre nosotras habrá quien crea en una España republicana como unión voluntaria de pueblos libres; habrá quien no se sienta español e identifique sólo a Cantabria como su patria; y habrá quien no crea en ninguna patria ni nación.

No necesitamos tener la misma idea ni sentimiento sobre la patria. Lo que nos une es trabajar y luchar por una sociedad donde se respeten todos los sentimientos nacionales y todas las identidades culturales, donde esas diferencias se vivan con tolerancia y los conflictos se solucionen democráticamente y no mediante el chovinismo, la imposición o la represión. Una sociedad que no se base en una visión uniforme de cómo debemos ser ni en lo nacional, ni lo cultural, ni lo religioso ni lo sexual, sino en la tolerancia, la libertad, el respeto y el laicismo.

Una sociedad con un sistema económico que se base en la justicia, el trabajo, los derechos sociales y en el respeto al medio natural, y no en la barbarie capitalista de explotación, beneficios, especulación y miseria. Una sociedad que se base no en el imperialismo, la guerra y la rapiña de los recursos de otros países, sino en el internacionalismo y la solidaridad entre los pueblos.


NO SOIS PATRIOTAS, SOIS FASCISTAS

POR LA JUSTICIA SOCIAL, LA TOLERANCIA Y LA LIBERTAD, CANTABRIA PARA TODAS

VIVA LA UNIDAD Y LUCHA ANTIFASCISTA