03 de Diciembre 2014

Resolución del Comité Ejecutivo del PCPA/PCPE sobre la represión de las Luchas en astilleros de Puerto Real.

 

El Partido Comunista del Pueblo Andaluz/PCPE, y los Colectivos de Jóvenes Comunistas, CJC, expresan su apoyo y solidaridad a los 10 jóvenes detenidos en diciembre de 2013, acusados de desórdenes públicos y daños al mobiliario urbano, durante una concentración de los trabajadores de Navantia, que reclamaban carga de trabajo.

Así mismo, llamamos también a iniciar una ola de apoyo y solidaridad, de toda la Clase Obrera y los Sectores Populares, como de sus organizaciones, para arropar a estos 10 compañeros de Lucha, víctimas de la represión burguesa, que se enfrentan al proceso judicial, por aquellas acusaciones.

La desmantelación industrial y agrícola de nuestra tierra, provoca insostenibles tasas de desempleo en la provincia de Cádiz. Pero la causa, la responsabilidad, de estas cifras de desempleo está en la propia naturaleza del sistema capitalista, en crisis estructural, que sólo busca el mantenimiento de su tasa de ganancia, a costa de lo que sea. Para abaratar el precio de la fuerza de trabajo, la burguesía no duda recurrir a otros países, abandonando a los trabajadores y trabajadoras que durante años les han proporcionado grandes beneficios económicos.

Sólo la Unidad y la Lucha de la Clase Obrera, junto a los Sectores Populares, logra enfrentar estos planes de ¡todo por el beneficio!. Sin esta Lucha, como bien saben en la Bahía de Cádiz, no sólo los trabajadores y trabajadoras, también sus familias,...astilleros estaría ya muerto y enterrado. Como lo están innumerables empresas como Delphi o Visteon. Como bien sabemos los y las comunistas, toda Lucha tiene sus consecuencias, las positivas, como lo son la continuidad de la planta abierta, la llegada de carga de trabajo, y por tanto el mantenimiento de los puestos de trabajo. Y las negativas, que no son otras que la  represión del estado burgués, que defiende los intereses de la explotación capitalista, que carga contra estos diez jóvenes para criminalizar las Luchas, y por tanto, intentando ejemplarizar, en su estrategia general del miedo.

Este miedo, esta represión, se materializa en la petición de la Fiscalía (que no tendrá otra cosa que hacer, más importante) en peticiones de un año y seis meses de prisión por desórdenes públicos. Un año y tres meses por los daños en el mobiliario, y una multa de 1.740 euros (más iva), a razón de seis euros por día durante 18 meses...para cada uno de los diez imputados. Además se les impone una fianza de 2.494 euros, o el embargo de bienes, para asegurar las responsabilidades que pudieran imponérseles. ¿No causan desórdenes públicos los enviados por el estado burgués, para velar por los intereses de una entidad financiera (sedienta de sangre), cuando echan a una familia a la calle?. ¿No causan daños en el mobiliario cuando encuentran la lógica resistencia a que te pongan en la calle, estos servidores públicos?, daños que además se cargan a quien es “desalojado”. ¿Podría, si en verdad sirviera a los intereses públicos, la Fiscalía defender por encima de un impago, el derecho a la vivienda?, derecho que no es más que papel mojado, en Capitalismo.De igual forma, debiera andar más preocupada, por el acceso al empleo, no sólo de los 10, de tod@s l@s desemplead@s que existen en su ámbito, que de hacer de estos 10 jóvenes un ejemplo de la represión burguesa, y de la criminalización de las Luchas.

Como otras veces ha ocurrido cuando nos encontramos con el bastión obrero del sector naval de Cádiz en lucha y dando ejemplo. También nos encontramos con la brutal represión del estado burgués. Temen, y hacen bien en temer, que cualquier ascua puede encender la llama, y de prender esta, en una situación de necesidad extrema, con familias sin recursos en situación de precariedad, con altísimas tasas de desempleo,...las llamas pueden abrasarlos.

De cundir el ejemplo de lucha, de unificarse cada conflicto, y de buscar una única solución, a los intereses de una misma clase; la Clase Obrera. El estado burgués estará desahuciado, y no desahuciando. La escalada de represión y criminalización de las luchas, por parte del estado, es una defensa de los intereses de la explotación burguesa. No obstante, comprendemos la rabia, la ira y la desesperación de aquellos a quienes se les está saboteando su presente y su futuro, condenándolos al paro, a la miseria, y a la desinformación. Y las hacemos nuestra.


¡SOLIDARIDAD DE CLASE CON LOS 10!
¡RETIRADA DE TODOS LOS CARGOS!
¡BASTA DE REPRESIÓN!
¡ORGANIZACIÓN PARA VENCER!
¡VIVA LA LUCHA OBRERA!
¡TODO PARA LA CLASE OBRERA !