25 de Noviembre no más feminicidios. Tu lucha decide: ¡venceremos! Destacado

En toda sociedad basada en la explotación de unos seres humanos por otros, la dominación, la negación, la invisibilización, la imposición o la agresión física son formas de expresión de las relaciones de poder. La violencia se torna en ellas estructural y sistémica.

El patriarcado, como parte de la superestructura, establece primero la inferioridad de las mujeres y es, una vez situada como ser inferior dentro del orden vigente, cuando se consigue la legitimación social que hace posible el ejercicio de la violencia generalizada contra ellas.

La violencia estructural hacia las mujeres, no sólo abarca los asesinatos, sino también la explotación sexual, prostitución, pornografía, explotación laboral, matrimonios forzados, adopciones ilegales, aborto selectivo o el abandono de las niñas, mendicidad forzada, acoso sexual y laboral, discriminación laboral por embarazo, las violaciones, los vientres de alquiler.

Es necesaria la lucha por una vida libre de violencia hacia las mujeres  y  para  ello,  hay que derrotar al  patriarcado y acabar con el capitalismo, sistema,  violento en sí, que quiere a las  mujeres sumisas, explotadas como trabajadoras y como mujeres, encadenadas a las tareas domesticas y de cuidados, a la reproducción y a la familia,  que perpetua la opresión, el 25 de noviembre y todos los días. 

 

Para conseguirlo es necesario llevar a cabo cómo mínimo las siguientes propuestas:

- Es estratégico invertir en la igualdad entre los géneros y la igualdad de las mujeres, la educación a todos los niveles de las niñas, el hacer avanzar la salud y los derechos reproductivos de las mujeres, el atender las relaciones internas de la violencia con el VIH y el SIDA, y el aumentar la participación y el liderazgo político y económico de las mujeres. La igualdad entre los géneros y la erradicación de la violencia contra las mujeres deben situarse firmemente en el centro del proyecto político de cualquier proyecto de transformación social.

Crear planes de formación a quienes trabajan en los servicios esenciales para la atención a las mujeres objeto de la violencia de género como  la policía, la abogacía y la judicatura, personal de trabajo social y  personal de salud. 

- Promover grupos de  mujeres que, desde la reflexión personal y colectiva, sirvan para avanzar en la búsqueda de su autonomía personal y de proyectos de vida no marcados por la ideología patriarcal. 

Poner fin a la impunidad frente a la violencia sexual en los conflictos y  post conflicto por parte de los contingentes del ejército del estado español que participan o han participado en las misiones imperialistas de la OTAN. Ofreciéndoles  a las supervivientes el  derecho a denunciar a los culpables en y que sean juzgado Ofreciéndoles a las supervivientes el derecho a denunciar a los culpables y que sean juzgados en el en el estado español y  a los programas globales de reparaciones globales que no creen estigmatización y que tengan un impacto de transformación sobre la vida de las mujeres y de las niñas.

- Llevar a cabo un plan municipal de viviendas de acogida y viviendas de alquiler social seguras para las mujeres objeto de violencia de género  y sus hijas o hijos, con un seguimiento y apoyo psicosocial y con una ayuda jurídica gratuita para que comprendan sus derechos y opciones.

Aumentar la conciencia pública y la movilización social para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, y para permitir a las mujeres y a las niñas que son víctimas de violencia romper el silencio y buscar justicia y apoyo.

Terminar con cualquier forma de criminalización de las víctimas en los procesos judiciales interpuestos por mujeres contra sus agresores, garantizando la asistencia digna y especializada para las víctimas de la violencia de género en los ámbitos sanitario, policial y judicial.

Destinar  la partida presupuestaria necesaria para que la Ley  contra la violencia de género y el Pacto Estatal contra la violencia de género sean viables.

Confrontar abiertamente con el discurso de la Iglesia Católica y otras confesiones que legitiman la sumisión de las mujeres y ampara de este modo las distintas expresiones de la violencia contra ellas. 

Reforzar la educación afectivo-sexual para jóvenes orientada a promocionar las relaciones igualitarias. Abordaje específico de la escalada de casos de violencia contra mujeres jóvenes y niñas en ámbitos como los centros educativos, lugares de ocio, otros espacios colectivos de los barrios y redes sociales.

Confrontar con la ideología del amor patriarcal, que sirve como marco legitimador de una parte importante de las situaciones de violencia doméstica. Por un modelo alternativo e igualitario para las relaciones humanas. 

Suspensión de la patria potestad de los agresores en el período  anterior a la sentencia y pérdida de la misma en el caso de sentencia condenatoria del agresor por violencia de género.

- Inhabilitación de jueces y fiscales y cualquier persona trabajadora de la función pública que en el curso de su tarea pública desarrollen políticas marcadamente machistas y contrarias a la igualdad de género y el respeto a las mujeres que son objeto de la violencia de género tanto física como sexual como psicológica.

 

 

! MUJER, ORGANÍZATE EN TU PUESTO DE TRABAJO, EN EL

BARRIO, EN EL SINDICATO, EN EL PARTIDO COMUNISTA!

! POR EL FIN DE LA VIOLENCIA CAPITALISTA Y PATRIARCAL!