Actualidad

Ante las cifras de la pandemia el primer objetivo es la salud y la vida del pueblo

Declaración del III Pleno del Comité Central del Partido Comunista de los Pueblos de España.

Los datos más recientes del desarrollo de la pandemia expresan, de forma incuestionable, el absoluto fracaso del Gobierno de PSOE-UP. Su sometimiento político a los intereses del capital llevará a la muerte a decenas de miles de personas. Las fiestas han venido marcadas por una relajación en las medidas relativas a la actual pandemia de la Covid-19. Esta rebaja no se ha sustentado en criterios sanitarios, sino en criterios económicos, dentro de la falsa dicotomía entre economía y salud impuesta por la patronal. Esto supondrá graves dificultades para los maltrechos servicios sanitarios y directamente la muerte de decenas de miles de personas. 

Es así de duro y por eso lo expresamos sin rodeos, pero es que la naturalización y resignada aceptación de esta tragedia, no solo sume al conjunto de la sociedad en el horror de la realidad de un sistema absolutamente individualista e insolidario, que sitúa por encima de todo y como absoluta prioridad las ganancias del capital, sino que la incapacita para regir el futuro de nuestro país si no es transformándola de raíz. Es un modelo social fracasado que, además de hundido en la más profunda e irreversible crisis estructural, ahora es el responsable directo de la muerte evitable de decenas de miles de personas en nuestro país y de millones en el mundo, demostrando en la práctica que no es reformable.

El virus sí sabe de clases, ante el virus las clases sociales no disponen de las mismas defensas y son los sectores más explotados del pueblo los más golpeados. Pero como ha quedado sobradamente demostrado, también sabe de gestión y retrocede ante las medidas que se ocupan de combatirlo con una eficaz intervención social y poniendo a disposición del pueblo la totalidad de recursos humanos, científicos y tecnológicos de los que se disponen. Cuba, Vietnam o China, cada país con su peculiaridad, son ejemplo de ello; España no, las cifras lo demuestran: España: 1.074 muertos/millón habitantes; Cuba: 13 muertos/millón hab.; China: 3 muertos/millón hab. datosmacro.com, 30/12/20.

La razón es que en nuestro país son otros los condicionantes que determinan las decisiones en relación a las medidas de intervención ante una crisis sanitaria, y en vez de definirse con criterios propios de la defensa de la salud pública, se hacen mirando la pantalla del Ibex35 y la reacción de la burguesía Incluso en términos económicos, las medidas que se toman están imbuidas del más estrecho cortoplacismo, que retrasa más y más la superación de la crisis sanitaria y lo confía todo al éxito de la vacunación (de la que también se hace negocio y se privatiza en todos sus estadios). La clase dominante impone medidas centradas en salvaguardar los intereses de sectores concretos sacrificando otros, y aprovecha la coyuntura para reestructurar el capital, concentrar la riqueza, modernizar y tecnificar el trabajo y destruir empleo sobrante para sus intereses.  Las políticas de asistencia sanitaria en nuestro país se aplican a partir de las directrices impuestas por la CEOE y otras organizaciones patronales. Son los intereses económicos de las patronales los que están decidiendo qué se hace y qué no. Y el Gobierno de PSOE-UP acepta estas imposiciones con una resistencia testimonial e inútil.

Las personas fallecidas, y también las enfermas que padecen un largo proceso hospitalario, son una consecuencia directa de este sometimiento político a la dictadura del capital

Los/as políticos/as a su servicio ejecutan este plan a la perfección, sin demasiados miramientos. Esa irresponsabilidad propia de gestores al servicio del Capital tiene consecuencias y son personas con nombres y apellidos que fallecerán o padecerán un largo proceso hospitalario y de sufrimiento, porque no se tomaron las medidas que correspondían. 

Lo dejamos por escrito para la Historia.

El discurso ideológico en torno a la responsabilidad individual, trata de tapar la forma en que se está llevando el problema sanitario, y oculta, entre otras cuestiones, el grave riesgo de contagio que supone tanto el desplazamiento al centro de trabajo la actividad laboral en sí para millones de trabajadoras/es. Reivindicamos las conductas socialmente responsables y disciplinadas que se corresponden con el comportamiento social de la clase obrera, como ejemplo de la responsabilidad social de los trabajadores y trabajadoras frente al individualismo burgués que nada sabe de ello. La única libertad por la que luchan los ricos es la defensa de sus privilegios.

Por todo ello, el Comité Central del PCPE exige la aplicación de las siguientes medidas:: 

  1. Intervención gubernamental inmediata de todos los recursos públicos y privados existentes y su puesta a disposición de las necesidades sociales y de la gestión sanitaria planificada contra la pandemia, con la consecuente nacionalización inmediata de toda la sanidad privada, incluidas las residencias privadas o concertadas de personas mayores. No es posible que se colapsen hospitales y mientras mueran personas sin disponer de UCIs, recursos y atención necesaria y que la sanidad privada las tenga sin utilizar, a la espera de pacientes que paguen por ellas. Poner fin a cualquier convenio de colaboración de la sanidad pública con las empresas privadas y derogación inmediata de la Ley 15/1997. Nuestra salud no es un negocio al servicio de capitalistas carroñeros. No más subcontratación de servicios sanitarios privados. Todos los recursos a la sanidad pública bajo una única dirección política.
  2. Contratación inmediata sin más excusa de los 1.244 médicos/as y 5.246 enfermeras/os que en enero de 2021 siguen en paro. Estabilización de las plantillas sanitarias poniendo fin a los contratos en precario. No es posible que la Atención Primaria siga sin profesionales suficientes, desorganizada, sin atención presencial en muchos casos y sin una labor activa de intervención comunitaria para atajar preventivamente la pandemia, mientras hay miles de vacunas guardadas en almacenes y sin administrar a la población. Tras esta medida, si fuese necesario por la gravedad de la situación, aceptar la ayuda internacionalista de las brigadas médicas cubanas.
  3. Confinamiento de la población a partir de determinado nivel de incidencia y cese de la actividad no esencial para la reproducción de la vida, hasta lograr reducir el porcentaje de incidencia. 
  4. Adopción de las medidas económicas y sociales necesarias que garanticen la puesta en marcha de un Plan Urgente de Emergencia Social:
    1. Más allá de los ERTE activados por el gobierno y de la puesta en marcha real del Ingreso Mínimo Vital, exigimos una prestación indefinida de desempleo para todos los trabajadores/as en paro. Refuerzo de plantillas en los organismos encargados de la gestión de recursos y prestaciones, especialmente el SEPE, recuperando la atención presencial en todos ellos con plazos razonables de espera. Aperturas de oficinas de atención ciudadana en los barrios obreros, y refuerzo a los servicios sociales para garantizar el pleno acceso a estos recursos y ayudas
    2. Es necesario acabar con los desahucios de todas las personas imposibilitadas de hacer frente a sus obligaciones hipotecarias y/o de alquiler frente a grandes propietarios.
    3. Ningún corte de suministros a las viviendas de las familias obreras con sus miembros en paro. Regulación de precios, reversión de todas las privatizaciones en la gestión de aguas y nacionalización de las empresas energéticas.
    4. Exigimos comedores sociales públicos en todos los barrios obreros con mayores índices de paro, con especial atención a la población infantil. La gestión de la pobreza no puede convertirse en una oportunidad de negocio para las empresas privadas.
    5. Expropiación de todo el parque de viviendas vacías propiedad de bancos, fondos, inmobiliarias o grandes propietarios para constituir con ellas una bolsa de vivienda social en alquiler.
    6. Reversión de las privatizaciones en el ámbito de las prestaciones y ayudas sociales, garantizando una gestión pública de calidad en toda su extensión y evitando que las empresas puedan hacer negocio con nuestras dificultades. 

Hacemos un llamamiento al pueblo trabajador a organizarse y pelear por el pan y la salud, para construir un futuro donde no se sacrifiquen nuestros derechos y hasta nuestras vidas para que una minoría siga acumulando más y más beneficios.

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO

 

10 de enero de 2020

DECLARACIÓN DE URGENCIA DEL SG DEL PCPE ANTE LOS ACONTECIMIENTOS EN EL CAPITOLIO DE LOS EE.UU

Ante las impactantes imágenes de una multitud asaltando el Capitolio son multitud las preguntas a las que buscaremos respuesta en los próximos días, pero no son menos las conclusiones que evidencia la realidad de un acontecimiento histórico. Los hechos demuestran la sinrazón de la dominación económica, ideológica y militar ejercida durante décadas por las élites de la formación social más podrida y degenerada del mundo. El país que da este espectáculo y que, nunca olvidemos, es el único que hasta este momento ha lanzado bombas nucleares sobre población civil, es el mismo que sigue imponiendo bloqueos y se atreve a hablarle de democracia al mundo. ¿Qué pasaría si se diera una situación similar en Cuba o Venezuela? ¿Qué diría la Unión Europea? Habla quien más debe callar

Élites que, en su decadencia que les impide seguir siendo ya la indiscutible primera potencia mundial, se enfrentan en una profunda disputa interna entre las distintas fracciones que pretenden salir victoriosas imponiendo su modelo económico. Se equivocan profundamente ambos sectores, ninguno de ellos, ni el más aperturista, pero tampoco el proteccionista que representa Donald Trump, tienen futuro. NI Biden, ni el Partido Demócrata representan nada distinto para los pueblos del mundo. El imperialismo, fase última de desarrollo del capitalismo, toca a muerto, y estos acontecimientos son expresión de ello. ¡Celebrémoslo!

Ninguno de los bandos enfrentados defiende los intereses y necesidades del pueblo trabajador norteamericano. El desarrollo de su conflicto solo acerca a la derrota a ambos y, como militantes comunistas, comprometemos todo nuestro esfuerzo y solidaridad con las fuerzas revolucionarias de los EE.UU, en conseguir que eso suceda cuanto antes.

El futuro es de los pueblos y es socialista.

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA NORTEAMERICANA!

Julio Díaz - Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España - PCPE

 

Con la gestión irresponsable y criminal de la crisis sanitaria de la Covid19, realizada por el capitalismo y sus consejos de administración gobernantes, ha quedado patente que mantener la tasa de ganancia en él cada vez más irracional y destructivo ciclo de reproducción del capital es su única prioridad. Entramos así en un año donde todos los escenarios posibles dependerán de la lucha de clases.

 Si a las pretensiones de la oligarquía, volcada en incrementar la explotación, se le da merecida y organizada respuesta, 2021 será recordado como el año en el que se le pararon los pies y el pueblo organizado dijo basta. Basta de precariedad, basta de recortes, basta de miseria, basta de explotación.

Desde las más diversas trincheras de lucha, levantemos una potente contraofensiva obrera y popular capaz de darle la vuelta a esta situación y lograr que, a partir de 2021, sean los ricos los que paguen su crisis y pierdan todos  sus privilegios.

A la clase obrera le corresponde la tarea de liderar este nuevo proceso histórico que requiere la Humanidad para emprender un nuevo ciclo de fraternidad, solidaridad y justicia que, definitivamente, liquide la sociedad dividida en clases y, con ello, la explotación de unos seres humanos por otros.

A este proyecto es al que te llamamos a unirte.

ORGANÍZATE Y LUCHA EN EL PCPE Y EN LA JCPE.

¡TU LUCHA DECIDE!

El mundo se mueve con gran aceleración y violencia inusitada. El todavía presidente de EEUU, Donald Trump, acaba de firmar una proclamación reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental: ¡El imperialismo norteamericano impone al mundo la desaparición de un pueblo por encima de las personas que lo integran y haciendo tabula rasa de decisiones de organismos internacionales, entre ellos la ONU! 

Esta proclamación es un nuevo acto de guerra del imperialismo, que va abriendo confrontaciones en zonas estratégicas del Planeta. La que compete con esta acción, involucra de manera directa al gobierno de coalición español PSOE/UP, que hasta ahora se ha mostrado genuflexo con los intereses del régimen monárquico marroquí, que le ha puesto el anzuelo de los emigrantes recientemente enviados a Canarias.

El PCPE acusa al gobierno de Pedro Sánchez de continuar facilitando el expolio de los recursos naturales a la patronal que, sin ningún tipo de escrúpulos, está saqueando las riquezas que pertenecen a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), como estado legítimo del pueblo saharaui.

Se van a cumplir 45 años del abandono y entrega del Sáhara a Mauritania y Marruecos por parte del servil gobierno español que abandonó sus responsabilidades durante el proceso de lavado de cara de la dictadura franquista conocido como “la Transición”. La misma dictadura que había masacrado al pueblo, mostraba su acomplejada cobardía ante lo que se denominó “La Marcha Verde”. Por entonces, ya ostentaba el Borbón la Jefatura del estado, y, desde ese momento, todos los gobiernos llamados “democráticos” – incluido el actual – son actores interesados en mantener las posiciones imperialistas a través de la corrupta dinastía marroquí.

El PCPE considera que, el abandono de las obligaciones como potencia descolonizadora con el Sáhara Occidental, ha permitido esquilmar los recursos naturales de dicho territorio a favor de las multinacionales de la UE, incluidas las españolas

El PCPE denuncia la criminal decisión del imperialismo norteamericano como una muestra más de la crisis general del sistema capitalista, que exhibe su crueldad a costa del sufrimiento de los pueblos, a los que cosifica y niega los más elementales Derechos Humanos. 

El PCPE se solidariza con el hermano pueblo saharaui, al que se le trata de extinguir como tal en un claro proceso genocida, y hace un llamamiento a la movilización en el estado español para exigir al gobierno de Pedro Sánchez la cancelación de la visita que tiene programada próximamente, acompañado de “empresarios buitres” que pretenden extraer los beneficios que el corrupto régimen alauita de Marruecos les facilita.

El PCPE se pone a disposición del pueblo saharaui, de la RASD y del Frente Polisario, para acompañarlos en su lucha ¡Hasta la victoria, siempre!

¡VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO SAHARAUI!

¡VIVA LA SOLIDARIDAD INTERNACIONALISTA!

A 10 de diciembre de 2020.

Comité Ejecutivo del PCPE

 

05 de Diciembre 2020

6 de diciembre; con las masas

Escrito por

REPÚBLICA, SOCIALISMO, AUTODETERMINACIÓN

Este aniversario de la aprobación de la Constitución del 78, heredera del franquismo,  se da cuando el sistema burgués está inmerso en la más profunda crisis económica e institucional vivida durante estas cuatro décadas.

Acelerada la crisis por las consecuencias derivadas de la pandemia del coronavirus, ésta  se ha vuelto a expresar del modo más brutal sobre la clase obrera y el resto de capas populares. De carácter estructural y general a todo el sistema capitalista, pero especialmente agudizada en nuestro país por el carácter extremadamente parasitario y dependiente del capitalismo español, la realidad demuestra no solo la incapacidad de éste para ofrecer las más mínimas alternativas de progreso social sino que es el gran escollo para ello.

El desarrollo por los diferentes gobiernos de los planes económicos y sociales marcados por la Unión Europea, define con claridad la apuesta del bloque oligárquico burgués dominante por una cesión total de soberanía económica y monetaria en un contexto de absoluta tercerización del Producto Interior Bruto.  Consecuencia directa de ello es que España es sea el país más vulnerable de la zona euro a los efectos de la crisis, con una previsión de caída sin precedentes históricos del PIB para 2021 del 11,6%.

Sobreexplotación, tasas de desempleo cercanas al 20% y superiores al 40% entre menores de 25 años y precariedad generalizada -90% de contratos nuevos son temporales- marcan un escenario laboral desolador que incluso se agudiza entre las mujeres trabajadoras. Somos el 5 º país de la UE con mayores tasas de pobreza. Según algunas fuentes ésta alcanza al 23,07% de la población y ya  las colas del hambre son habituales y numerosas  en las barriadas obreras.  Esa es la realidad con la que vivimos y que, tan peligrosamente, empieza a naturalizarse por un amplio porcentaje de la población. 

Y digámoslo claro y alto, solo hay un responsable de esta realidad:   El capitalismo, llamado eufemísticamente economía de mercado y reconocido como valor intrínseco a todo el  desarrollo constitucional. Por ello decimos NO A LA CONSTITUCIÓN y proclamamos nuestro compromiso absoluto con una sociedad de personas libres e iguales en la que la propiedad de los medios de producción y toda la riqueza del país esté en manos de la clase trabajadora.  LUCHAMOS POR EL SOCIALISMO como una necesidad histórica inaplazable para el futuro de la Humanidad.

Consagrada por el Art. 1 y el Título II de la Constitución como Jefatura del Estado ejercida por un ser inviolable e irresponsable de sus actos, la monarquía es la fórmula utilizada por los franquistas para garantizar la esencia fascista del régimen capitalista, el cual constituye el escollo insalvable para el ejercicio de la soberanía popular, la cual no puede existir en el marco capitalista. La Corona únicamente defiende sus propios intereses y los de la oligarquía a la que representa, que saquea y oprime al país desde el siglo XIX. Nada justifica, por tanto, la existencia de la monarquía ni de la burguesía que la sostiene.  No solo es una institución impuesta por el franquismo sino que hoy representa lo más corrupto y ladrón de toda la estructura del poder burgués.  Con Juan Carlos I huido para salvaguardar la multimillonaria fortuna familiar,  el único lugar que le cabe a su hijo es la cárcel o el exilio.  LUCHAMOS POR LA REPÚBLICA, LUCHAMOS POR UN ESTADO REPUBLICANO DONDE EL PODER ESTÉ CONCENTRADO EN MANOS DE LA CLASE OBRERA.

La debacle institucional del modelo pactado entre fascistas, la socialdemocracia (PSOE) y el eurocomunismo (PCE) tras la muerte del dictador fascista en la cama como consecuencia de la bancarrota económica del capitalismo monopolista español, expresa su mayor grieta en la incapacidad para mantener el marco de descentralización territorial del estado de las autonomías.  LUCHAMOS POR UN NUEVO PROYECTO HISTÓRICO unitario para el conjunto de naciones que conforman el Estado español fundamentado en el poder de la clase obrera.  Entendemos que esta unión de naciones libres y soberanas que reconoce el ejercicio del DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN como requisito necesario para su construcción es la única vía posible para la consecución de la verdadera liberación nacional y de clase.  

LAS MASAS PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA

Y afrontamos esta batalla por la REPÚBLICA SOCIALISTA con la moral de victoria que nos da sentirnos herederos y herederas de las mejores tradiciones de lucha de la clase obrera.  Esas que vieron la luz en la victoria del Frente Popular, en la Guerra Nacional Revolucionaria o  en la lucha contra la tiranía franquista y que durante estos últimos 45 años de la nueva dictadura del capital han sabido mantener viva cada día la lucha obrera y popular. 

Conformando espacios de participación y organización propios e independientes del Estado, son  las masas, encabezadas por la clase obrera, las que volverán a  protagonizar su propia experiencia de lucha desde la que romper la hegemonía ideológica de la dominación burguesa.  

Es con esta dinámica que convierte a las masas en sujetos de la Historia, con la que este 6 de Diciembre volvemos a comprometernos el PCPE y el PCOE para encender la chispa que provoque la crisis revolucionaria que derrote definitivamente al criminal poder burgués.  

Trabajando hombro con hombro en los distintos frentes, encabezando siempre la lucha, tejiendo alianzas y dando ejemplo de coherencia e integridad, será como alcanzaremos en lo concreto el necesario reconocimiento por las masas de nuestra capacidad de dirección política, al asumir como propias las consignas revolucionarias.   

La tarea no es fácil; luchamos contra un sistema decadente y violento que, por un lado, ya no duda en ir preparando la salida fascista pero, por otro lado, también tenemos  una vieja (PSOE) y una nueva (UNIDAS PODEMOS) socialdemocracia que no cesa de desmovilizar creando falsas ilusiones de superación de la crisis dentro del sistema.   Siempre lo supimos, pero nuestra suerte ya está echada.

 

ACABEMOS CON LA MONARQUÍA, DERROTEMOS AL CAPITALISMO

SOCIALISMO O BARBARIE

5 de diciembre de 2020

 

 

Ante la gravedad de la censura y silencio que padece el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y la candidatura de la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), el Comité Ejecutivo del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) emite este comunicado en el que:

Denuncia la complicidad de los medios gubernamentales con los de la derecha, para intentar transmitir la existencia de un bipartidismo ajeno a la lucha de clases y a la realidad política de la República Bolivariana de Venezuela.

El modelo bipartidista – como conocemos en el estado español – es la propuesta política que la burguesía emplea en un falso marco democrático, que, realmente, pretende impedir que la clase obrera encuentre su verdadero camino de liberación.

Denuncia la prevaricación de las distintas instancias del aparato judicial contra las organizaciones comunistas y revolucionarias, mostrándose como la casta corporativa que el sistema capitalista siempre ha salvaguardado para garantizar el poder burgués.

Saluda la propuesta de la APR que pretende romper con una dinámica política que viene desarrollándose últimamente bajo postulados contrarios al avance de las posiciones revolucionarias. 

Expresa su confianza en la movilización del pueblo venezolano en torno a la APR y el PCV, quienes representan sus auténticos intereses de clase.

Manifiesta su solidaridad con los principios antiimperialistas que el Comandante Hugo Chávez llevó como eje en la victoria de las elecciones de 1998, que significaron una esperanza para el pueblo trabajador venezolano.

Rechaza de forma contundente todo intento de deslegitimar la propuesta revolucionaria que la APR representa, así como tratar de ocultar la lealtad y compromiso que el PCV siempre ha demostrado en la defensa de la soberanía e independencia del proceso bolivariano, priorizando de forma consecuente elementos que confrontaban abiertamente contra las amenazas de intervención y golpes de estado del imperialismo.

Por todo ello, el PCPE transmite su SOLIDARIDAD con el PCV, así como con todas las propuestas de alianzas revolucionarias que se den en el marco estratégico de avanzar hacia el socialismo.

El PCPE está convencido que la APR representa en estos momentos el mejor instrumento para que el pueblo venezolano resuelva sus necesidades más básicas y mantenga firme la bandera antioligárquica y antiimperialista.

 

A 27 de noviembre de 2020. Comité Ejecutivo PCPE

 

POR UNA EDUCACIÓN TOTALMENTE PÚBLICA Y AL SERVICIO DE LA CLASE TRABAJADORA

Algunas consideraciones sobre la nueva Ley Educativa y el no tan  nuevo modelo de mantener los privilegios de las clases dominantes:

  1. La nueva Ley Educativa aprobada es, a pesar de la fuerte polémica generada y la movilización de la derecha en su contra, una ley educativa fundamentalmente continuista, conservadora y moderada. 
  2. Los ataques que está recibiendo esta ley desde la derecha política, la Iglesia y los centros concertados no tiene fundamento real y se basa en exageraciones e incluso evidentes manipulaciones. El único objetivo de ese ruido mediático y la movilización de esos sectores es mantener la tensión política y movilizar a sus bases sociales. 
  3. Al mismo tiempo, el gobierno “progresista” y sus aliados parlamentarios pretender hacer creer que se trata de una ley avanzada que ataca los privilegios de la educación privada, cuando la realidad es que se mantiene la naturaleza de un sistema educativo funcional a la sociedad capitalista.
  4. El modelo educativo de la LOM-LOE sigue siendo, en su esencia, el mismo de las últimas décadas. Simplemente se eliminan algunos de los aspectos más neoliberales de la LOMCE (conocida como Ley Wert), como los que exaltaban más la competitividad y la separación del alumnado según su rendimiento, mientras se resaltan algunos valores progresistas (como la Inclusión, la Igualdad de Género, al defensa del medio ambiente y otros). 
  5. Por ejemplo, se eliminan las llamadas “reválidas” (que en la práctica no se estaban realizando) y se sustituyen por pruebas de carácter exclusivamente diagnóstico; se eliminan los itinerarios de 4º de ESO y se recuperan los Programas de Diversificación en 3º y 4º de ESO; se recupera una asignatura obligatoria de Valores Éticos en la ESO y se crea una asignatura llamada “Historia de la Democracia”; o se recuperan los ciclos en Educación Primaria. También se da algún poder más al Consejo Escolar, pero la designación del Director de los Centros sigue siendo por "selección" y no por "elección" democrática de la comunidad educativa.
  6. Los supuestos ataques al castellano que invoca la derecha para utilizar políticamente el españolismo, son una clara manipulación, pues se mantiene su consideración de lengua vehicular junto a las lenguas cooficiales. Tampoco hay un crecimiento del porcentaje de horario académico que gestionan las Comunidades Autónomas. Simplemente se vuelve al modelo pre-LOMCE.
  7. Igualmente artificial es la polémica generada alrededor de los centros de Educación Especial pues la LOM-LOE, aunque incide más en el concepto de “Inclusión” en ningún momento prepara la eliminación de los centros específicos de Educación Especial. 
  8. La religión sigue siendo de oferta obligatoria, el único cambio es que su calificación no compute para el expediente. Es decir, pese al ruido generado por la Iglesia y sectores afines, se garantiza la permanencia de la religión en el sistema educativo.
  9. La supuesta potenciación de la Educación Pública frente a la Concertada es retórica y muy limitada. Lo único que se hace es recalcar las condiciones de admisión de alumnado o de reparto planificado del alumnado con necesidades educativas especiales (que se suponía que ya existen aunque en realidad casi nunca se aplican), limitaciones como que no se ceda suelo público, no dar conciertos si se segrega por género (algo habitual en centros vinculados al Opus Dei y otros grupos religiosos integristas) o la prohibición de cobrar cuotas en etapas de Educación Obligatoria (algo que se supone que ya es ilegal pero que existe y va a seguir existiendo de forma más o menos encubierta). 
  10. La airada respuesta de los centros concertados y la movilización social en torno a ellos responde más a la mentalidad de un sector acostumbrado a ser intocable y a tener trato de favor de las administraciones públicas. La realidad es que la ley de un gobierno que presume de ser tan progresista no cuestiona en absoluto la existencia de los conciertos educativos.

La conclusión es clara: no es una ley que suponga ningún cambio sustancial en el sistema educativo ni una ley pensada para las necesidades o problemas del alumnado de clase obrera. Es una ley continuista en lo esencial con pequeñas pinceladas de corte progresista, pero que, en lo fundamental, simplemente elimina la LOMCE (ley Wert) y regresa a algunos aspectos de la LOE. Cambia el formato para darle un cierto aire de progreso para que, en definitiva, nada cambie.

El PCPE hace un llamamiento a no dejarnos engañar por falsas polémicas y a seguir luchando por una Educación realmente al servicio de las necesidades y problemas de la clase obrera y el pueblo trabajador, una Educación totalmente pública, democrática, crítica, laica y científica; una Educación realmente gratuita y dotada de los medios materiales necesarios, con reducción de ratios, con becas y ayudas que cubran a todo el estudiantado  de origen obrero y trabajador en todas las etapas educativas.

Educación pública, laica  y de calidad para el pueblo trabajador.

¡Ningún € para la privada ni para la concertada!

Sólo el pueblo organizado salva al pueblo.

Camaradas, compañeros y compañeras, 

El avance acelerado de la COVID-19 en nuestro país hace que cada vez sean más las personas directamente afectadas por esta gravísima enfermedad que altera toda la planificación que se pudiera tener prevista.  Desgraciadamente la enfermedad ha tocado directamente a la familia del camarada Francisco Barjas –Secretario General del PCOE- y las circunstancias nos fuerzan a APLAZAR de mutuo acuerdo entre nuestros dos partidos la realización de la actividad prevista para el día 7 a una fecha aún por determinar.

A pesar de esta decisión a la que nos hemos visto abocados, reiteramos nuestro firme compromiso con la realización del acto por streaming en cuanto se den las circunstancias para volverlo a organizar.  Pero además manifestamos nuestra voluntad de, en el marco del proceso de unidad comunista, convocar en un espacio público de Madrid un acto similar nada más se den las condiciones para organizarlo con la seguridad sanitaria y la responsabilidad social con la que siempre convocamos nuestras actividades los partidos comunistas.

Finalmente agradecemos a los partidos hermanos, sindicatos de clase y delegados/as de empresa, todos y cada uno de los saludos recibidos o comprometidos apoyando el proceso de unidad comunista iniciado por el PCOE y el PCPE.

¡VIVA LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE!

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

 

 

En el año en que se cumple el 103 aniversario de la Revolución Soviética, la clase obrera vive uno de los momentos más difíciles de su historia: la desaparición del campo socialista como consecuencia del abandono del marxismo leninismo conllevó a una enorme desorganización política y sindical, permitió el ataque insistente del imperialismo a los derechos de los trabajadores y del pueblo, lo que generó la depauperación constante de las condiciones de vida del proletariado y el abandono de la ideología propia de nuestra clase.

Estos son los retos que enfrenta la clase trabajadora y su vanguardia en la actualidad y solo pueden ser afrontados con garantías de éxito desde la unidad comunista. Esta unidad debe ser la que permita llevar a todo el pueblo trabajador del estado español la única alternativa que tiene la clase obrera hoy: derribar el capitalismo y construir el socialismo.

Con un carácter internacionalista y obrero, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) celebraremos el próximo día 7 de noviembre a las 19:00 horas, un acto conjunto que será retransmitido por el canal que hemos habilitado ambos partidos, en el que participarán también delegados de personal y de Comités de Empresa, representantes de organizaciones sindicales y representantes de partidos comunistas a nivel internacional donde expresaremos nuestra opinión sobre la situación actual de la clase obrera y la necesidad de continuar con el proceso de unidad comunista en el Estado español que el PCPE y el PCOE estamos impulsando.

Camarada, compañero/a, abordemos juntos los retos que tenemos como clase. Apoya el proceso de unidad comunista para superar este sistema capitalista criminal que nos oprime y nos aboca a la miseria moral y material. Difunde este acto por la construcción del Socialismo y conéctate el sábado 7 de noviembre a las 19:00 horas a través de la siguiente plataforma:

http://comunistas.eu/unidad

Inscríbete ya, te esperamos.

 

Los pasados días 21 y 22 de octubre tuvo lugar la moción de censura llevada a cabo por la organización fascista VOX contra el Gobierno, donde el Parlamento se convirtió en una tribuna para el fascismo con el que, por un lado, embrutecer y engañar todavía más al pueblo y, por el otro, blanquear a reaccionarios y oportunistas recordándonos la vigencia de las palabras del militante comunista, y poeta salvadoreño, Roque Dalton cuando señalaba:

No olvides nunca

que los menos fascistas

de entre los fascistas

también son fascistas.

El pasado viernes 23, con los medios de manipulación del Capital haciendo sus tejemanejes sobre quién ganó la moción de censura y cómo se capitalizaba esa victoria en términos de encuestas electorales a través de las que los capitalistas inducen el pensamiento de las masas trabajadoras, Pedro Sánchez intervino ante los medios de comunicación para advertir de la situación de la pandemia y avanzar que desde el Gobierno se tomarían las medidas que fueran necesarias para combatirla. Sin duda, esta medida ya había sido negociada por el Gobierno con determinados gobiernos autonómicos, entre ellos el catalán y el vasco que en esa dirección se expresaron.

El pasado domingo 25 de octubre, mediante el Real Decreto 926/2020 el Gobierno declara el estado de alarma “para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2”. Este estado de alarma otorga a las comunidades autónomas capacidad para determinar sobre el mismo en sus territorios en el margen que marca el Real Decreto (posibilidad de hacer confinamientos de poblaciones en el interior de las comunidades autónomas, cierre perimetral…) y, por lo que comprobamos, también la imposición del toque de queda.

Ante este escenario nos debemos hacer dos preguntas:

¿Realmente se decreta este estado de alarma con el objetivo de proteger la salud del pueblo?

¿Qué se esconde realmente tras el estado de alarma?

A la primera pregunta sin duda hemos de responder con un no rotundo. Restringen la libertad de movimientos del pueblo, le imponen un toque de queda, con la excusa de contener y combatir a la COVID-19 pero los transportes públicos como el metro y autobús están saturados con trabajadores y trabajadoras que deben incorporarse a los centros de trabajo.

Y es que nuevamente el Capitalismo no solo sataniza a la juventud de los barrios obreros para justificar las medidas que restringen los derechos de la clase obrera -esta vez con la excusa de la salud pública- sino que sigue sin prestar la atención sanitaria debida a quienes por cientos de miles siguen contagiándose de la COVID-19. Es la clase obrera la que, en forma de muerte y sufrimiento, padece las consecuencias de la incapacidad del sistema y sus gestores para atender esta crisis sanitaria. No hay la prestación necesaria en los centros de atención primaria (CAP), los rastreos son una ficción y la atención telefónica de la salud es absolutamente inaceptable y degradante. Sin embargo, donde más contagios se producen es en los transportes públicos y en los centros de trabajo y, curiosamente, el Real Decreto del gobierno por el que imponen el estado de alarma no hace nada al respecto, no actúa contra esas causas reales que hacen incrementar las cifras de contagiados. Tanto en los centros de salud, como en los hospitales, hacen falta recursos, falta personal sanitario, faltan camas hospitalarias, etcétera pero sobre eso no interviene ni el estado de alarma ni las políticas realizadas por el gobierno.

Por tanto, y a tenor de lo respondido a la primera pregunta debemos reiterar la segunda pregunta ¿Qué se esconde realmente tras el estado de alarma?

Lo primero que observamos es que el Estado español no es el único que ha tomado estas medidas. Estados imperialistas en el marco de la Unión Europea como Francia, Italia, Grecia han activado medidas similares y Alemania ha incrementado la presencia policial para confrontar las movilizaciones de rechazo a las restricciones impuestas. Es cuanto menos curioso que cuando Francia decretaba el toque de queda ante el rechazo del pueblo francés, se produjera en ese instante un atentado de corte “islamista” por el que se decapitaba a un profesor. ¿Casualidad o causalidad?

Lo cierto y verdad es que el próximo 3 de noviembre se celebran las elecciones presidenciales en la potencia más criminal del planeta, EEUU, con un resultado cierto

–que va a ganar la oligarquía pues ambos son sus candidatos– pero incierto en tanto si Trump seguirá presidente o, por el contrario, vencerá Biden. Trump ya ha reiterado en diversas ocasiones la posibilidad de un pucherazo o fraude electoral, al igual que también ha expresado su negativa a comprometerse con una transferencia pacífica del poder, pues considera que el único resultado legítimo es su victoria. Ello anticipa una situación caótica tras los comicios norteamericanos que se acumulará a la bancarrota económica y a la desastrosa situación en el terreno social como consecuencia de la desigualdad y pobreza extremas existentes en dicho país.

En la Unión Europea el Euribor se desploma y según señalan los gurús económicos del Capital “la nueva normalidad para la banca implica un Euribor en el terreno negativo por una temporada que puede prolongarse, al menos, hasta 2031”. El Euribor se instala en tasas negativas como consecuencia de que los bancos han cerrado el grifo del crédito, tanto a la pequeña burguesía como a la clase obrera, lo que significa que existe una contracción tanto del consumo como de la inversión. El precio del petróleo se halla en un nivel muy bajo, fruto de un retroceso en el consumo mundial, que se refleja también en el cierre de empresas y la destrucción de millones de puestos de trabajo.

El Capitalismo se encuentra en bancarrota económica; como sistema económico no es viable. Y ello no es una aseveración azarosa e idealista sino el estudio económico de la tasa de ganancia de los capitalistas, que lleva décadas retrocediendo a pesar de incrementarse la tasa de explotación, implicando ello el desarrollo de los monopolios y la ruina y la proletarización de cada vez más capas de la burguesía, por no hablar de la cada vez mayor depauperación de las condiciones de vida de la clase obrera. Cuanto mayor es el desarrollo tecnológico y mayor es el grado de la automatización de la producción, tanto mayor es el hundimiento del Capitalismo, su inviabilidad y caducidad.

Todo lo expresado se manifiesta fielmente en el Estado español. Como consecuencia de la distribución internacional del trabajo, realizada por los monopolios desde sus centros de poder a nivel mundial, la economía española está  absolutamente terciarizada y dependiente del sector servicios, como consecuencia del proceso de desindustrialización padecido desde el ingreso en la UE. Hoy el estado español es uno de los eslabones más débiles de la cadena imperialista.

Este hecho, la caducidad del Capitalismo y su situación terminal,es algo que ya incluso los propios capitalistas no pueden negar. Algunos economistas capitalistas hablan ya de la muerte del Capitalismo para dentro de 40 años y oligarcas como Brufau no dudan ya en señalar que el sistema capitalista y la búsqueda de resultados a toda costa ya no funciona, que es preciso pasar a otro modelo. Y sin duda ese otro modelo no es otro que incrementar al máximo la explotación y la precariedad de la clase trabajadora.

Y mientras se avecinan millones de despidos, el Estado cada día tiene una deuda mayor e impagable, la clase trabajadora es más pobre y la patronal sigue defraudando más de

90.000 millones de € al año (un 80% de éste lo hacen las grandes empresas monopolísticas).

Frenar la respuesta de la clase obrera ante la agresión que la oligarquía y su Estado están perpetrando para tratar de salvar su moribundo sistema económico es la verdadera razón de este estado de alarma de 6 meses, del toque de queda y de todos los recortes de libertades que este gobierno, mal llamado progresista, está perpetrando.

El Capitalismo vive en un periodo de la historia que ya no le corresponde. El carácter social de la producción es antagónica al Capitalismo. La única salida que tiene la clase obrera, también en el Estado español, es derrocar revolucionariamente al Capitalismo y construir el Socialismo. Un Estado cuyo objetivo sea acabar con toda resistencia capitalista y armonizar el desarrollo de las fuerzas productivas con las relaciones de producción, o lo que es lo mismo, un Estado socialista que socialice toda empresa y todo palmo de tierra y la ponga a disposición del pueblo trabajador, subordinando la riqueza al interés la clase mayoritaria, la clase trabajadora. La automatización de la producción permite rebajar la jornada de trabajo y garantizar el pleno empleo incrementando la riqueza material y espiritual de la clase obrera y demás clases populares siempre y cuando el Socialismo se imponga.

Por ello, tanto el Partido Comunista de los Pueblos de España como el Partido Comunista Obrero Español hemos dado pasos hacia la unidad comunista. Estamos en un momento crítico, y nuestra clase -la clase trabajadora- solo tiene una salida, una salida revolucionaria y socialista. Esta obra únicamente la puede llevar a cabo la clase obrera y para que ésta se una y se organice es esencial que los y las comunistas estemos unidos y organizados en torno a un programa de acción que conduzca a la clase obrera al cumplimiento de su misión histórica: Derrocar revolucionariamente al Capitalismo y construir la formación socioeconómica socialista como fase inmadura del comunismo.

Hacemos un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras más conscientes a fortalecer las filas del Partido Comunista de los Pueblos de España y del Partido Comunista Obrero Español. Así mismo convocamos al resto de organizaciones y partidos comunistas del Estado español a ensanchar y fortalecer la unidad de acción comunista iniciada por el PCOE y el PCPE al objeto de que los comunistas acumulemos la mayor fuerza posible para dirigir a la clase obrera en la consecución de su misión histórica.

¡POR LA UNIDAD COMUNISTA!

¡POR LA UNIDAD DE LA CLASE OBRERA PARA CONQUISTAR SU EMANCIPACIÓN SOCIAL, PARA CONQUISTAR EL SOCIALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 27 de octubre de 2020

 

Página 1 de 9